Así es el castillo que fue residencia de Juana la Loca, una de las joyas de Castilla y León que busca comprador

Así es el castillo que fue residencia de Juana la Loca, una de las joyas de Castilla y León que busca comprador

Castilla y León puede presumir y, de hecho lo hace, de contar con rico y variado patrimonio monumental y arquitectónico, entre palacios, castillos, monasterios, catedrales o pequeñas iglesias y ermitas que esconden un joya de arte en su interior o en el exterior, que dan buena cuenta de este legado del que presume la Comunidad. Un patrimonio que se reivindica para atraer cada año a millones de turistas de todo el mundo, quienes no quedan indiferentes ante lo que ven con sus ojos y disfrutan de una riqueza forjada a lo largo de siglos y siglos de historia

Los castillos esconden una gran historia detrás, repleta de batallas, leyendas, tradiciones e incluso cautiverios. Las fortalezas se construían como un lugar fuerte, cercado de murallas, baluartes, fosos y otras fortificaciones, y además de cumplir con su misión defensiva y disuasoria, eran lugares de residencia de los señores de la nobleza y a los propios reyes.

Pero en estas líneas de LA RAZÓN, queremos destacar una fortaleza, que se mantiene en un estado de conservación espectacular, y eso que su origen es musulmán y podría situarse en el siglo VII, aunque tampoco está muy claro del todo, por obra de Abd-al Rahman I. De hecho, otros investigadores opinan que esta fortaleza data del siglo X y atribuyen su construcción a Almanzor.

Un castillo que tiene algo de palacio también, con seis torreones, uno de ellos la Torre del Homenaje, que mantiene las almenas perfectamente conservadas.

Lo que sí se sabe a ciencia cierta es que esta fortaleza ubicada en tierras segovianas cuenta con casi 5.500 metros cuadrados de superficie, y que su arquitectura es una mezcla de estilos derivada de las distintas culturas y épocas que han dejado su huella en ella. Es el caso de los arcos apuntados del lado oeste del Patio de Armas, fechados en los siglos XII y XIII, al que después se añadieron las seis torres.

Aunque fue el noble Álvaro de Luna quien le dio el toque gótico-mudéjar que predomina en el siglo XV, cuando la fortaleza, bajo su liderazgo, experimentó una de sus etapas de mayor esplendor.

Nos referimos al castillo de Castilnovo, declarado Monumento de interés cultural desde hace casi cien años, en concreto desde el año 1931, que acoge en su jardines y estancias todo tipo de eventos y celebraciones como bodas -entre ellas la de Lucía Pombo, piloto comercial y hermana de la ‘influencer’ María Pombo-, y en la que se puede disfrutar de unas vistas increíbles.

Un espacio con 22 habitaciones o suites además de 16 baños, que cuenta con cinco plantas y amplios salones con chimeneas además de varias zonas de estar, terrazas e incluso patios además de zonas ajardinadas y un campamento para estudiantes, además de una finca privada de 78 hectáreas rodeadas de encinas y pinares donde conviven corzos y jabalíes. Y todo ello en un estado de conservación muy bueno.

Y, además, según la web, en el interior del castillo se encuentra la Asociación Hispano-Mexicana, donde se pueden conocer a fondo las facetas culturales y artísticas desarrolladas en nuestro país y el azteca.

Un lugar casi paradisiaco cerca de Sepúlveda y Pedraza, dos de los municipios de la provincia de Segovia más bellos y visitados de España, que está situado a apenas una hora y cuarto en coche de Madrid, y que está en venta por el “módico” precio de 15 millones de euros, según aparece el portal web “El Idealista”.

El castillo de Castilnovo es una bella construcción medieval, que ha sufrido muchas restauraciones a lo largo de su historia, y que además de Álvaro de Luna ha pasado por las manos de los Reyes Católicos, de la familia Velasco o la familia Hohenzollern.

También fue residencia de Juana la Loca allá por el siglo XVI . Y se dice que en esta mismos centuria, los muros de esta fortaleza fueron la prisión de los hijos del rey de Francia tras la batalla de Pavía.

Numerosos tesoros

Por otro lado, todo lo que rodea al castillo está envuelto en un halo de misterio. Y en la zona aún se recuerda el robo de monedas de oro mexicanas por valor de 9.000 euros que fueron recuperadas por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Segovia.

En su interior se albergan además al menos un centenar de cuadros del pintor Manuel Mampaso, que recorren todas las etapas y estilos del artista.

También destaca la capilla y la colección iconográfica de la Virgen de Guadalupe, tanto la mexicana como la española, con decenas de imágenes y esculturas.

Los toros son protagonistas en este castillo con unas piezas de bronce elaboradas por escultores de la tauromaquia como Luis Sanguino, Cuevas o Nacho Martín, al igual que las armas blancas, las maquetas de barcos o los cristales de la Granja y de Palma, que también tienen su espacio en la fortaleza.

Un castillo, en definitiva, para vivir a cuerpo de Rey, para quien lo quiera o pueda comprar para residir en él o bien para explotarlo en materia turística, a pesar de que no es fácil encontrar clientes interesados al no haber unas necesidades específicas. Si bien, desde Viva Sothebys International Realty, una de las agencias que vende la fortaleza, apuntan a clientes interesados en la cultura y la historia que rodea al lugar y que vean una potente inversión.