Así es el dramático mapa que enseña cómo será tu ciudad dentro de 60 años

Así es el dramático mapa que enseña cómo será tu ciudad dentro de 60 años

Un nuevo mapa interactivo permite a los usuarios visualizar cómo podría ser el clima de su ciudad dentro de 60 años. Desarrollada por Matt Fitzpatrick del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland, esta herramienta, con el nombre de ‘Future Urban Climate App’, utiliza cálculos numéricos para proyectar los cambios climáticos esperados debido a las emisiones de gases de efecto invernadero.

“El cambio climático ya ha comenzado a transformar el planeta Tierra y se espera que en las próximas décadas estas transformaciones dramáticas se aceleren en una respuesta continua a las emisiones de gases de efecto invernadero”, explican desde la propia aplicación.

Esta herramienta permite a los usuarios explorar cómo serán los veranos e inviernos futuros en su ciudad y compararlos con lugares que hoy ya tienen esas condiciones climáticas. Por ejemplo, para experimentar cómo será el clima de Nueva York en 2080, los neoyorquinos deberían viajar al norte de Mississippi, donde los veranos son largos, calurosos y húmedos, y los inviernos carecen de nieve.

Un aspecto interesante de la herramienta es que no existen coincidencias perfectas para el clima futuro de las ciudades. La magnitud del cambio climático esperado es tal que muchas ciudades experimentarán condiciones climáticas inéditas. Especialmente en las ciudades cercanas al ecuador, donde no hay análogos climáticos actuales en ningún lugar del planeta.

Cómo utilizar este “Google Maps”

Los usuarios deben seleccionar una ciudad de la lista ubicada en el lado izquierdo de la página o hacer clic en una de las ciudades resaltadas con un círculo violeta en el mapa interactivo.

Una vez seleccionada la ciudad, se traza una línea desde la ciudad seleccionada hasta la ubicación en el mundo que actualmente tiene el clima más similar al que se espera en esa ciudad dentro de 60 años. Esta ubicación representa la mejor coincidencia climática posible encontrada en la Tierra, aunque no sea una combinación perfecta. El tamaño del círculo en el mapa indica el grado de similitud: los círculos más grandes representan coincidencias menores, mientras que los círculos más pequeños indican mejores coincidencias, funcionando de manera similar a una diana en un juego de dardos.

Es importante destacar que algunas ciudades, especialmente aquellas cercanas al ecuador, se prevé que se calienten tanto que actualmente no existe ninguna ubicación en el planeta con un clima representativo similar. Para estas ciudades, “no hay nada que mapear, ni una línea o una superficie similar, por lo que la aplicación solo devuelve un mensaje que indica que no hay análogos mapeables para la ubicación seleccionada”, dicen desde el propio ‘Google Maps’. Chennai, India, es un buen ejemplo de este caso.

Así será vivir en España dentro de 60 años

Para las altas emisiones, se espera que los veranos en Madrid sean 7,8 C más cálidos y un 11,1% más secos. Se espera que los inviernos sean 4 C más cálidos y un 10,8 % más secos. En esta línea, señalan que el clima que tendrá la capital española dentro de seis décadas será comparable al que actualmente experimenta Pedro Abad, un municipio en la provincia de Córdoba, Andalucía.

En el caso de Barcelona, se espera que los veranos sean 5,7 C más cálidos y un 0,9 % más húmedos. Los inviernos serán un 3,3 C más cálidos y un 6 % más húmedos. Esta vez, la línea de coincidencia climática va un poco más allá, hasta Rignano Garganico, en Apulia, Italia.

Valencia, por su parte, tendrá veranos un 5,9 C más cálidos y un 4,3 % más húmedos, e inviernos un 7,4 % más secos. De nuevo, la coincidencia que más se ajusta al futuro clima se encuentra hoy en el municipio cordobés de Pedro Abad.

En Sevilla, se espera que los veranos sean un 5,4 C más cálidos y un 28,2 % más húmedos, mientras que los inviernos serán un 3,3 C más cálidos y un 10% más secos. Unas condiciones climáticas previstas para 2080 en la ciudad andaluza que se pueden encontrar hoy en día en Melville, en Australia Occidental.