El mayor deseo de Kourtney Kardashian: ser madre al precio que sea

El mayor deseo de Kourtney Kardashian: ser madre al precio que sea

La mayor de las hijas de Kris Jenner está feliz. El motivo: por fin consiguió tener un hijo junto a su actual pareja Travis Barker. Aunque Kourtney Kardashian ya experimentó la maternidad en tres ocasiones, junto a su expareja, el actor Scott Disick, deseaba dar a luz de nuevo. El deseado bebé, Rocky, llegó al mundo el 1 de noviembre de 2023 pero no fue una tarea fácil. Además de numerosos intentos por quedarse embarazada, tuvo que someterse a una cirugía fetal antes del alumbramiento.

Ahora, que han pasado seis meses desde el nacimiento del bebé, Kourtney ha respondido en redes a las preguntas de sus millones de seguidores.

“Dejé de intentarlo después de un año (5 ciclos fallidos de FIV, 3 recuperaciones)”, ha comenzado explicando, ya que la empresaria tuvo que someterse a cinco fecundaciones in vitro con todos los cambios físicos y hormonales que ello conlleva. Pero hubo un momento en que decidió intentarlo de forma natural, “el plan de Dios”, lo ha llamado ella. “Muchas oraciones para que viniera lo que fuese para nosotros. También he optimizado mucho mi salud”. Y el bebé finalmente llegó.

“Quedé embarazada 100% naturalmente, NO a través de la FIV”. Fue el Día de San Valentín”, matiza segura del momento exacto.

Durante este tiempo siguió el consejo de un médico, cuya identidad no ha trascendido, tal y como ella misma ha revelado en el episodio del jueves de la nueva temporada de “The Kardashian”. Este doctor le recetó el remedio milagroso para soportar mejor su embarazo: beber el semen de su marido, Travis Barker, cuatro veces por semana. Al hacerlo, “mejoraría” sus niveles de tiroides. “Me encanta este médico”, afirma Barker.