El PSOE rebaja el diapasón con sus socios y acepta debatir la política exterior

El PSOE rebaja el diapasón con sus socios y acepta debatir la política exterior

El PSOE evitó este martes quedarse solo otra vez en el Congreso. Intenta revertir el enfado de sus socios tras dos semanas convulsas en las que las relaciones con el bloque de la investidura se han vuelto espinosas con dos varapalos en el Parlamento y, ahora, con rechazo de sus aliados ante su compromiso con Ucrania para enviar armamento a Ucrania.

Es por eso que permitió que siguiera adelante en su trámite parlamentario una proposición de ley del PP en la que instaba a la reforma de la Ley de Acción y del Servicio Exterior del Estado para que el presidente del Gobierno informe a las Cortes Generales con carácter previo sobre las posiciones que se vayan a adoptar en los Consejos Europeos en materia de política exterior. Además, los populares pedían que el presidente deba comparecer para informar de cualquier cambio en política exterior respecto a cuestiones contempladas en la Estrategia de Acción Exterior». La proposición de ley recibió el visto bueno del PSOE, ERC y Vox y la abstención de PNV, Bildu y Junts, mientras que Sumar y Podemos votaron en contra.

En la toma en consideración de la ley, los socialistas tuvieron que escuchar una reprimenda por parte de todos sus socios acerca de su decisión de aprobar el gasto de 1.100 millones para Ucrania sin un debate en el Congreso y sin informar previamente, como ahora busca el PP que se modifique. Desde Bildu, el diputado Jon Iñarritu reconoció ver bien que el Gobierno tenga más «control parlamentario», aunque rechazó lecciones del PP, a quien pidió «autocrítica» al entender que cuando ellos estaban en el Gobierno no se aplicaban la misma receta. ERC, por boca de su portavoz, Francesc Marc Alvaro, también se mostró a favor de mayor transparencia por parte del Gobierno. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, vio «razonable» cambiar la ley, aunque advirtió de que la intención de los populares era la de «ahondar en la brecha que tiene el Gobierno en determinadas ocasiones». Aun así, aseguró que la propuesta merecía apoyo. El diputado del BNG, Néstor Rego, reconoció que este tipo de medidas pueden ayudar a «avanzar hacia una mayor transparencia y democracia». En el «sí» también se posicionó Vox, aunque su diputado José María Sánchez García, calificó de «reformitas de la señorita Pepis», la iniciativa del PP y retó a los de Feijóo a presentar una moción de censura si consideran que se han infringido potestades del parlamento con sus decisiones. Podemos, en el no, vio «hipócrita» la propuesta por «pedir desde la oposición algo que desde el PP nunca aceptaron cuando estaban en el Gobierno». Para Sumar, la propuesta del PP «bloquearía» la acción del Gobierno en los Consejos de la UE, al estar sometido por el mandato de los grupos en Madrid.

Así, ante las críticas de los socios en las que todos han recriminado el acuerdo con Ucrania o el cambio de política exterior respecto al Sáhara, el PSOE ha aceptado admitir a trámite la proposición de ley del PP que busca un control previo en materia de política exterior. “No tenemos ningún problema en debatir sobre mejoras en relación con la participación del parlamento en política exterior”, ha dicho el diputado socialista Sergio Gutiérrez.

El PP, defensor de la iniciativa censuró la «viciosa costumbre» de Sánchez de «no consultar» al Parlamento sus «bandazos» en política exterior y enumeró algunas de ellas como el giro frente al Sáhara, donde hizo hincapié que contó con el rechazo de todos sus socios como ahora con Ucrania. El portavoz Esteban González Pons también animó a la vicepresidenta, Yolanda Díaz a ir a la Fiscalía si fue engañada por Moncloa sobre el acuerdo de armas o, en caso contrario, la pidió «dejar la política» si hacía el «teatro» y sí conocía el acuerdo.