Los Celtics amplían su leyenda con el décimo octavo anillo y Doncic tendrá que esperar

Los Celtics amplían su leyenda con el décimo octavo anillo y Doncic tendrá que esperar

Los Celtics de Boston ya son la franquicia más laureada en la historia de la NBA. Se impusieron en el quinto partido de las Finales a los Mavericks para ganar el décimo octavo anillo de su historia y situarse uno por delante de Los Angeles Lakers. Hacía 16 años que los de Boston no levantaban el título y lo hicieron siendo muy superiores a los Mavs. Sólo en el último cuarto del tercer partido y en el cuarto encuentro en Dallas, los Mavericks fueron capaces de sentirse superiores. Jaylen Brown (21 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias) fue elegido MVP y el anillo de Doncic, que bajó considerablemente sus promedios en las Finales, tendrá que esperar.

El triple que anotó Pritchard -cuatro segundos jugados- desde casi 14 metros para cerrar el segundo cuarto es el mejor resumen de lo que son los Celtics campeones. Un equipo que cuando se desata, especialmente en el Garden, resulta incontenible. Y así fue durante algunos minutos del segundo cuarto cuando los Mavericks se vieron arrollados por un bloque en el que todos sumaban en ambos lados de la pista. Jayson Tatum, que había empezado fallón, fue capaz de releer el partido y saber adaptarse. A los errores en el tiro respondió con asistencias y ante la defensa de un hombre alto y lento como Kleber apeló a las penetraciones. El del quinto partido fue el mejor Tatum de las Finales. A su descatado papel se sumó Jaylen Brown. El alero aporta una intensidad que se traduce en muchos apartados del juego: puntos, defensa, arrastre de los compañeros… ¿Y qué era de Doncic e Irving?

Kyrie no anotó su primera canasta hasta el segundo cuarto y a Doncic, al que le lanzaron hasta seis defensores diferentes, le costó una barbaridad sumar. Lo hizo con acciones muy trabajadas, en las que recibía faltas y en las que era maltratado por la defensa de los Celtics. Ambos acumulaba un flojo 6/18 en el tiro y sólo 14 puntos al descanso. Por eso los Celtics mandaban por 21 puntos. Por eso y porque, además de lo de Pritchard, estaban acertados desde la línea de tres. Firmaban un sobresaliente 10/21 en el ecuador del partido. Y a ese acierto exterior añadían el peso en el juego de Holiday y White. Cuando ambos son importantes, los Celtics no pierden. Holiday (15 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias) fue el primero en enchufarse y White (14 puntos y 8 rebotes) apareció en todas las facetas positivas del juego. Los secundarios de Dallas (los Green, Exum, Jones, Gafford…) habían cumplido, pero los vips no estaban a la altura por culpa de la intensidad de los Celtics.

Dallas no tuvo en ningún momento opción de remontar. El pésimo día en el tiro de Doncic e Irving (17/41 incluyendo un 5/18 en triples) fue un lastre excesivo y Jayson Tatum (31 puntos, 8 rebotes y 11 asistencias) no se cansó de hacer méritos para ganar su primer anillo. Dieciséis años después del último título en Boston vuelven a ser campeones de la NBA. Los Celtics ya no tienen a nadie por delante. Los 18 anillos, uno más que los Lakers, son la evidencia de una franquicia legendaria. Red Auerbach, Bill Russell, John Havlicek, Larry Bird, Robert Parish, Paul Pierce, Jaylen Brown, Jayson Tatum…

106. Boston Celtics (28+39+21+21): Holiday (15), White (14), Brown (21), Tatum (31) y Horford (9) -quinteto titular- Hauser (8), Porzingis (5), Pritchard (3), Kornet (0), Brisset (0) y Mykhayliuk (0).

88. Dallas Mavericks (18+28+19+20): Doncic (28), Irving (15), P. J. Washington (4), Jones (10) y Gafford (6) -quinteto titular- Lively (2), Green (14), Kleber (2), Exum (4), Hardaway (0), Hardy 3(), Powell (0), Lawson (0) y Prosper (0).

Árbitros: Zarba, Goubell y Kennedy. Sin eliminados.

Incidencias: 19.580 espectadores en el TD Garden de Boston. Quinto partido correspondiente a las Finales de la NBA.

THE FINALS

Boston Celtics, 106-Dallas Mavericks, 88 (4-1)

(107-89; 105-98; 106-99; 84-122 y 106-88)