PSOE y Bildu apoyan una moción que tacha de “corrupta” a la Monarquía

PSOE y Bildu apoyan una moción que tacha de “corrupta” a la Monarquía

El PSOE ha respaldado este jueves en el Parlamento de Navarra una moción que califica a la Monarquía española de “corrupción sistemática” y la describe como una “institución patriarcal”. La moción afirma que la relación histórica de “la Casa de los Borbones con el Estado ha estado marcada por la corrupción”. El texto también critica a la Monarquía por representar una institución patriarcal que, según la iniciativa, contradice los principios democráticos al negar al pueblo la capacidad de dirigir el Estado.

El Pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado la moción con los votos a favor de PSN, EH Bildu, Geroa Bai y Contigo-Zurekin, promotor de la misma, y los votos en contra de UPN, PPN y Vox. Una resolución por la que la Cámara muestra su “firme compromiso con los valores republicanos”. La votación se produce a escasos días de que se cumplan diez años de la coronación del Rey, Felipe VI.

El texto original, presentado por Contigo-Zurekin (Sumar en Navarra), incluía un segundo punto, desestimado con los votos de los socialistas y de UPN, PPN y Vox, para mostrar la “adhesión” del legislativo foral a la manifestación que se celebrará el próximo 16 de junio de 2024 en Madrid con el lema ‘Felipe VI: 10 años bastan. Democracia Sí, Monarquía No’. Kevin Lucero, portavoz socialista, se limitó a cuestionar la idea de que la República sea la única forma democrática, sin criticar las descalificaciones dirigidas a la monarquía en la exposición de motivos.

En la citada exposición de motivos, la resolución enfrentaba los principios de la monarquía, ligados a la “desigualdad, la corrupción sistemática y los valores patriarcales”, con los de la democracia, vinculados a la “defensa de la libertad y la rendición de cuentas”, y concluía que el sistema político y de organización social derivado de esta resulta “incompatible” con fundamentos tales como los de “irresponsabilidad e inviolabilidad”, propios de la Corona. A ese respecto y tras subrayar la “firmeza” de la República en la “defensa de la democracia y la libertad”, se abogaba por poner fin a la Monarquía como forma de gobierno “decadente y discriminatoria”.