Rusia usa las aguas frente a Melilla para traspasar el petróleo de barco a barco y esquivar las sanciones internacionales

Rusia usa las aguas frente a Melilla para traspasar el petróleo de barco a barco y esquivar las sanciones internacionales

La presión de la armada griega ha llevado a los comerciantes de petróleo ruso a buscar nuevos emplazamientos en el Mediterráneo para acometer las prácticas que les permiten esquivar las sanciones internacionales: las aguas frente a Melilla. Ya desde comienzos de 2023, se sabe que los rusos utilizan la táctica de traspasar el petróleo desde barcos más pequeños a otros de mayor tamaño para su posterior envío a China, Turquía e India, los grandes compradores del petróleo del país sancionado con un 87% de las exportaciones petrolíferas de los urales poniendo rumbo a ellos en febrero. Llamados Aframax en la jerga, con capacidad de transporte de 700.000 barriles de petróleo, estos barcos de menor tamaño acuden más allá de los límites que marcan las aguas territoriales (12 millas, unos 20 kilómetros) al encuentro de los grandes petroleros que acometen el viaje hasta sus clientes.

Seguir leyendo