Torito denuncia a varios militares por una agresión homófoba: “Me temblaban las piernas”

Torito denuncia a varios militares por una agresión homófoba: “Me temblaban las piernas”

Quique Jiménez, conocido de cara a la opinión pública como Torito, ha pasado este fin de semana por uno de los momentos más desagradables que recuerda. El reportero cuenta en sus redes sociales que iba caminando tranquilamente por la calle cuando un grupo de individuos decidió increparlo desde el interior de una cafetería al grito de “rojo” y “maricón”. Una agresión homófoba ante la que al principio decidió hacer caso omiso, pero finalmente se armó de valor para acceder al local y exigir explicaciones a los supuestos autores.

Torito asegura que se trataba de un grupo de militares que mostraron mucho menos altivos cuando les hizo saber que les estaba grabando al tiempo que preguntaba quién había sido el homófobo que le atacó. “Qué pasa? ¿Quién me llama maricón? ‘Rojo, maricón…’. ¿Quién me lo llamaba de aquí? Que ha salido gritando rojo y maricón, ¿eh? ¿Quién era? El valiente que salga ahora”, decía ante el silencio sepulcral de los supuestos agresores, solo roto por uno que en actitud muy chulesca le recordó su presunción de inocencia y preguntó: “¿Eres abogado?”.

Tras este desencuentro en el local, Torito informó de lo ocurrido a las autoridades pertinentes e interpuso una denuncia formal. “Tengo la suerte que esto pasó en una zona de Madrid que está muy vigilada por cámaras, el mismo local tiene una cámara en la puerta, esto me va a ayudar. No normalicéis los insultos, también son agresiones“, recuerda el reportero en sus redes sociales.

Efectivamente, se trata de una supuesta agresión homófoba por las que los militares se juegan incluso la expulsión del ejército si finalmente son declarados culpables de un delito de odio, además de una multa e incluso pena de prisión.

Las cámaras de vigilancia y los testigos que en ese momento se encontraban en el local pueden jugar un papel fundamental en la investigación y ayudar a terminar con esa sensación de impunidad extendida entre este tipo de agresores.

En declaraciones a Pilar Vidal, periodista y colaboradora de “Espejo Público”, Torito ha señalado que se puso muy nervioso en el momento de acceder al local para enfrentarse a os militares y que “me temblaban las piernas”, pero no se arrepiente porque tiene claro que actúo cómo debía. “¿Si esto le pasara a mi hijo, yo seguiría caminando? No hay que tolerar cosas así y decidí entrar en el local”, recalca en su cuenta de Instagram.

El Observatorio contra la LGTBIfobia de la asociación Arcópoli cifraron en 173 las agresiones homófobas denunciadas solo en la Comunidad de Madrid en 2022, un número que se ha visto en aumento en comparación con los conteos anteriores.