17 pasan a la final de 1.500 de los Europeos de atletismo, y Mario García Romo no está entre ellos

17 pasan a la final de 1.500 de los Europeos de atletismo, y Mario García Romo no está entre ellos

No hay carrera más compleja tácticamente que la de 1.500 metros, dicen los aristócratas del medio fondo, los que mantienen su puesto en la cima de la jerarquía del atletismo. Y no ha habido mayor caos en los Europeos de Roma que el generado por los jueces al recalificar para la final del miércoles (22.26) a cinco atletas eliminados en la segunda semifinal, cuyo hoja de resultados, con tanto qR –calificado por repesca– detrás de los nombres, parece la carta de un restaurante de los de ahora. La decisión, en respuesta a una caída masiva ni la entendieron los propios atletas, ni siquiera alguno de los beneficiados, ni los aficionados ni los sabios del atletismo, que la consideran el buenismo un síntoma de decadencia, el deseo de que nunca nadie sufra nada.

Seguir leyendo