Cataluña ya es la segunda puerta de entrada a Europa del hachís

Cataluña ya es la segunda puerta de entrada a Europa del hachís

Los [[LINK:EXTERNO|||https://www.larazon.es/cataluna/golpe-policia-nacional-mossos-grupo-neonazi-combat-18-16-detenidos_20231017652e81808160fc000137b03a.html|||Mossos d’Esquadra]] duplicaron el año pasado la cantidad de hachís incautado respecto a 2022, y 2024 sigue de momento esta tendencia al alza que convierte Cataluña en la segunda puerta de entrada a Europa de esta droga, lejos aún de Gibraltar. Además, la novedad es que el delta del Ebro ya no es la única vía, compartiendo protagonismo ahora con las costas Brava y Daurada. Ayer llegó una nueva confirmación de estas tendencias.

Los Mossos d’Esquadra y el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria iniciaron por la mañana un operativo policial en las provincias de Barcelona, Girona y Lleida contra un grupo criminal presuntamente dedicado al tráfico de hachís, y detuvieron a 30 personas.

Según informó la policía catalana, en el marco del dispositivo se hicieron once entradas y registros en las zonas de Manlleu, Torelló, Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelona), Roses (Girona), Puiggròs y Tàrrega (Lleida).

Participaron más de 200 efectivos policiales de la División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos, del Área Regional de Recursos Operativos (Arro), de la Brigada Móvil (Brimo), del Grupo Especial de Intervención (GEI), de la unidad canina y de la aérea, y la investigación seguía ayer abierta.

Muy recientemente, los Mossos arrestaron a siete personas que presuntamente intentaban introducir un cargamento de 99 fardos de hachís –unas 4 toneladas– a través de una cala de L’Ametlla de Mar (Tarragona).

La policía catalana descubrió el movimiento al huir de unos agentes un coche al que intentaban parar para identificar, el cual les dirigió hasta un parking de tierra cercano a la cala Port Olivet, que estaba vacío.

Allí localizaron a un individuo que, al ver a los agentes, salió corriendo hacia la playa, donde había una embarcación de unos trece metros de eslora con tres motores y unas doce personas que desembarcaban un gran cargamento.

Cuando vieron a los policías, los supuestos traficantes huyeron hacia una zona de pinos cercana y, tras un operativo en el que participaron agentes del Área Regional de Recursos Operativos (Arro), la Policía Marítima y Aérea y la Policía Local de L’Ametlla, consiguieron detener a siete de los sospechosos.

Además, la Policía Nacional detuvo a principios de mayo a un hombre con 5,3 kilos de hachís en la estación marítima de Barcelona, y al día siguiente a dos hombres en la estación de Francia de la misma ciudad con nueve kilos de cocaína escondida en recipientes de comida.

A los tres se les atribuye un presunto delito contra la salud pública y a uno de los arrestados se le abrió un procedimiento de expulsión de España porque estaba en situación irregular, informó la Policía en un comunicado.

Por su parte, la Guardia Civil de Tarragona desarticuló el 4 de junio una plantación con 678 plantas y 7,9 kilos de cogollos de marihuana en un chalet de Salou (Tarragona), y detuvo a un hombre que, tras pasar a disposición judicial, se acordó su ingreso en prisión preventiva.

En un comunicado de esta semana, explicaron que durante la investigación los agentes comprobaron que la plantación «siempre era custodiada por el detenido».

La investigación fue desarrollada por agentes de Investigación Fiscal de la Guardia Civil adscritos al Destacamento de Fiscal y Fronteras con sede en Tarragona, junto a otras unidades especializadas de la Comandancia. Cuatro operaciones en apenas un mes que demuestran el crecimiento del narcotráfico de hachís en Cataluña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *