Cazas españoles, italianos y alemanes interceptan aviones espía rusos sobre el Báltico durante unos ejercicios de la OTAN

Cazas españoles, italianos y alemanes interceptan aviones espía rusos sobre el Báltico durante unos ejercicios de la OTAN

Rusia sigue jugando al gato y al ratón con sus vecinos, tensando la cuerda cada vez un poquito más, sobre todo cruzando las fronteras aéreas de los países con los que comparte frontera. La última ha sido, además, con más de 50 buques de la OTAN en aguas del Báltico, en lo que son las mayores maniobras anfibias celebradas por la Alianza Atlántica en su historia.

Así, han sido cazas de la OTAN los que han tenido que salir al paso de la presencia de aviones espía rusos durante los últimos días. Han sido interceptados por tres escuadrones de cazas distintos de la Alianza formados por aviones de Alemania, Italia y España, que despegaban desde bases en Letonia , Polonia y Lituania, respectivamente, según informa el diario británico Daily Mail.

Imágenes inquietantes compartidas por el Comando Aéreo de la OTAN mostraban cómo Eurofighter Typhoon y aviones F-18 flanqueaban lo que parecían ser aviones espía Ilyushin-IL20 y aviones de carga Antonov AN-12 sobrevolando el Mar Báltico.

“Demostramos nuestras capacidades, preparación y nuestro firme compromiso con la disuasión y la defensa colectivas”, afirmó el general James Hecker, comandante del Comando Aéreo Aliado. “A diario, aviones de combate aliados sobrevuelan el Mar Báltico”, añadió.

En los últimos meses, la presencia de aviones de la Alianza Atlántica para interceptar aviones rusos que sobrevolaban el espacio aéreo aliado sobre la región del Mar Báltico aumentaron entre un 20% y un 25%.

Una declaración del Comando Aéreo de la OTAN dijo que se esperaba un aumento de la actividad rusa en los cielos sobre el Mar Báltico en junio, con la participación de buques de la OTAN en el ejercicio BALTOPS 2024, que se lleva a cabo hasta el 20 de junio y en el que participan más de 50 buques de guerra, 25 aviones y 9.000 efectivos de 20 países, entre ellos España. De hecho, la participación de nuestro país consiste en el Grupo de Combate Expedicionario Dédalo24, al mando del contraalmirante Gonzalo Villar y compuesto por el portaaeronaves Juan Carlos I, con sus aviones Harrier AV8B+ y los helicópteros AB-212.

El buque insignia de la Armada española embarca también un Batallón Reforzado de Desembarco de Infantería de Marina. Su escolta corre a cargo de la fragata Blas de Lezo. Bajo mando español se integrarán también el buque anfibio polaco Poznan, una compañía de marines de Estados Unidos y dos secciones, una polaca y una rumana. También ha sido la primera vez en su historia que un helicóptero militar sueco ha operado desde un buque extranjero, en este caso el Juan Carlos I.

Suecia se ha unido por primera vez a estos ejercicios después de su adhesión al bloque de seguridad, una medida que, según algunos analistas, convirtió el Mar Báltico en un “lago de la OTAN”, en un golpe para el Kremlin .

“Año tras año, BALTOPS ofrece resultados creíbles en la construcción de nuestra capacidad de defensa colectiva y la fuerza, agilidad y cohesión de la alianza”, dijo a los periodistas en una reunión previa el vicealmirante Thomas Ishee, comandante de la 6ª Flota estadounidense y de las Fuerzas de Apoyo Naval de la OTAN.

Antes del inicio de BALTOPS, el jefe del Servicio Fronterizo del FSB, Vladimir Kulishov, afirmó que la OTAN había aumentado las actividades de inteligencia en los países miembros fronterizos con Rusia y dijo que la alianza estaba “elaborando escenarios para llevar a cabo operaciones militares contra Rusia”.

El año pasado, aviones de combate de la OTAN despegaron más de 300 veces para interceptar aviones militares rusos, y la mayoría de los incidentes ocurrieron sobre el Báltico.

Desde entonces, sin embargo, la OTAN ha notado un cambio en la combinación de aviones rusos avistados cerca del territorio aliado, dijo a Reuters la fuente, que habló bajo condición de anonimato.

A diferencia del pasado, los pilotos occidentales hoy en día rara vez detectan aviones de combate o bombarderos estratégicos rusos acercándose al espacio aéreo aliado, y la mayoría de las intercepciones ahora involucran aviones de vigilancia o, a veces, aviones de transporte, dijo la fuente.

No está claro por qué Rusia haya cambiado su comportamiento, pero se supone que Moscú necesita sus bombarderos y aviones de combate en Ucrania, ya que los combates allí han ido creciendo en intensidad, añadió la fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *