Río Bailón: el sendero de Córdoba que descubre dos auténticas joyas geológicas

Río Bailón: el sendero de Córdoba que descubre dos auténticas joyas geológicas

Uno de los mayores valores del Parque Natural Sierras Subbéticas es su paisaje kárstico, en el que están presentes prácticamente todas las formas geológicas que derivan de la disolución de las rocas calizas, tanto en superficie (poljés, dolinas, lapiaces, cañones, manantiales) como bajo tierra (cuevas y simas). El sendero acompaña al Río Bailón desde su nacimiento, y atraviesa dos importantes paisajes de origen kárstico: el poljé de la Nava de Cabra y el Cañón del Río Bailón, dos joyas geológicas que descubriremos durante el recorrido.

El poljé de la Nava
de Cabra es uno de
los paisajes más
espectaculares
de la Subbética y
uno de los grandes
poljés de Andalucía.
Un poljé es una depresión cerrada en
forma de valle alargado con fondo plano,
que se forma en el seno de un macizo
calcáreo. En su génesis interviene tanto
la estructura geológica como la disolución
de la roca caliza por la acción del agua
de lluvia. En el caso del origen de la Nava
de Cabra, la depresión fue creada por la
acción de fallas normales que hundieron
una parte del terreno. La disolución de
la roca caliza origina residuos arcillosos,
que son poco permeables y se acumulan
en su fondo (terra rossa), lo que favorece
la inundación estacional del poljé y la
creación de un fondo llano.

La diversidad e importancia de estas formaciones geológicas y paisajes motivó que
el Parque Natural Sierras Subbéticas fuera
declarado Geoparque Europeo y Global en
2006, un estatus avalado por UNESCO

Poljé de la Nava

Comenzaremos nuestro
itinerario en las
inmediaciones del
Picacho de la Sierra
de Cabra (ver en
el mapa) (1216m). Se
recomienda visitar la Ermita
de la Virgen de la Sierra,
ubicada en la cumbre del Picacho,
también conocida como el Balcón de Andalucía,
desde donde podremos observar las tres unidades
morfoestructurales de Andalucía: Sierra Morena
(Macizo Hercínico), la Cuenca del Guadalquivir y la
Cordillera Bética (de la que forman parte las Sierras
Subbéticas). En el inicio del camino se desciende por
un carril que transita por las inmediaciones de las
ruinas del Cortijo Nuevo y del Cortijo de la Virgen, hasta llegar al Poljé de la Nava, una extensa
llanura ubicada a casi 1000 metros de altitud

Una vez que nos
adentremos en la Nava
veremos numerosas
fuentes, abrevaderos,
chozas y corrales, ya
que esta llanura ha sido
utilizada para alimentar
al ganado desde
tiempos milenarios,
debido a la fertilidad de su suelo. Hoy en día se
puede observar los rebaños de ovejas y cabras
que siguen pastando plácidamente en este lugar,
proporcionando la leche con la que se elaboran
los magníficos quesos artesanales de las Sierras
Subbéticas.

Paseando tranquilamente por el carril que atraviesa
la Nava, llegaremos a una zona denominada el
Registro, poblada de grandes ejemplares de
quejigo, que en otoño engalanan el paisaje con sus
tonos amarillentos.
A nuestra izquierda dejaremos un pequeño puente
por el que pasa el Río Bailón y, tras un recorrido por la llanura, abandonaremos por
unos instantes el sendero
para remontar las aguas del
arroyo de la Fuenseca y
visitar los espectaculares
saltos de agua conocidos
como las Chorreras.
Éstas se sitúan en una zona
con fallas normales, que
dividen al poljé en diferentes
alturas, quedando el Navazuelo en la parte más alta.
Regresaremos sobre nuestros
pasos para adentrarnos en
un tupido encinar entre
los Cerros del Chaparral
y los Zapateros, que
marcan el límite del Poljé
de la Nava, por donde
caminaremos en dirección
oeste. Al salir del encinar, a
la derecha del camino, cerca del
cortijo de Pedro Rebolla encontraremos un parche
de tierra clara rodeado de encinas. Se trata de una
paleodolina, una dolina muy antigua que se formó en
un momento en que las calizas emergieron del mar,
fueron erosionadas formando una gran hoquedad
circular, y posteriormente volvieron a sumergirse. Un panel explicativo nos interpreta su origen de
esta curiosa formación. Muy cerca de la paleodolina
encontraremos la fuente de la Fuenfría, un lugar
ideal para hacer un alto en el camino y refrescarnos.
En este sendero es posible observar en vuelo al buitre
leonado (Gyps fulvus), al águila perdicera (Hieraaetus
fasciatus) o al halcón peregrino (Falco peregrinus).
Abandonaremos definitivamente el camino para hacer
un cambio de rumbo y continuar por un sendero en
dirección Norte. Tras dejar el Cortijo de la Fuenfría a nuestra derecha [8], el sendero se estrecha y adentra
en las profundidades de otro encinar que envuelve el
sendero.

Cañón del Río Bailón

Al salir de este bosque, la geología vuelve a
tomar el protagonismo de la ruta, ya que ante
nosotros se presenta el Cañón del Río Bailón, una
espectacular garganta excavada por el río, donde
el agua ha modelado un paisaje sorprendente son
enormes paredes rocosas. Además, en el cañón hay
numerosos abrigos, como la Cueva del Fraile [9],
llamada así por una roca que hay en su interior y que
se asemeja a un monje encapuchado.

El sendero acompaña al cauce del Río Bailón entre
tarajes, majuelos, higueras, zarzas, cascadas y
pozas. Cruza el río en un par de ocasiones y a
continuación nos aleja definitivamente de sus aguas
para continuar por la ladera del margen izquierdo.
De entre las dos paredes rocosas que constituyen
el Charco Hondo empieza a asomar el pueblo de
Zuheros, con su imponente castillo, ofreciéndonos
una estampa inolvidable [10]. Tras pasar estos tajos
descenderemos hasta Zuheros, que nos ofrece una
nueva panorámica antes de finalizar la ruta. Como
complemento a esta ruta, recomendamos la visita a
la cercana Cueva de los Murciélagos [11], Monumento
Natural de Andalucía desde 2001. Esta cavidad tiene
aproximadamente dos kilómetros de recorrido, aunque
sólo un 25% está preparado para el turismo. Contiene
salas espectaculares cuyas paredes están cubiertas de
espeleotemas (estalactitas, estalagmitas, banderas,
etc.) y constituye uno de los yacimientos neolíticos
más importantes de Andalucía, con interesantes
muestras de arte rupestre esquemático

TRAYECTO

Lineal, con posibilidad de realizarlo en ambos sentidos, de la Nava de Cabra a Zuheros (recorrido descendente) y de Zuheros a la Nava de Cabra (recorrido ascendente).

LONGITUD (IDA)

12 km

TIEMPO ESTIMADO (IDA)

4 hora y 15 minutos

DIFICULTAD

Media

TIPO CAMINO

Senda

PAISAJE/VEGETACIÓN

Llanura rodeada de cerros calcáreos (poljé), quejigares, encinares, cortijos y huertos abandonados, fuentes, tajos de caliza, canchales, cañón, cavidades.

SOMBRA

Escasa

AUTORIZACIÓN ESPECIAL

Para la realización de este sendero es necesaria la autorización de la dirección del Parque Natural. Dicha autorización puede ser remitida a través de la sede electrónica de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio o por registro, con 15 días de antelación.

RECOMENDACIONES

Bastones y gorra. Evitar días calurosos.

CÓMO LLEGAR

Existen dos accesos al sendero:

En Cabra: Desde la carretera A-339 Cabra-Priego de Córdoba, a la altura de la “Venta de los Pelaos”, parte una carretera sinuosa (CO-6212) que sube a la Ermita de la Virgen de la Sierra. En el margen derecho, antes de llegar a la cima del Picacho, sale un carril de tierra, que es el inicio del Sendero del Río Bailón.En Zuheros: Desde la carretera CO-6203, se accede a los aparcamientos situados junto al puente del Río Bailón, que se encuentran en la parte baja del pueblo de Zuheros. De aquí parte el Sendero del Río Bailón.

APARCAMIENTOS

Al inicio del sendero, antes de descender al fondo del poljé, existe una explanada donde es posible dejar el vehículo. Existen aparcamientos alternativos en la Ermita de la Virgen de la Sierra, en la Venta de los Pelaos, y al inicio del sendero en Zuheros, junto al puente del Río Bailón.

TRANSPORTE PÚBLICO

Hasta el pueblo de Cabras podremos llegar en autobús, (Autocares Carrera, tel. 957 500 302, www.autocarescarrera.es), sin embargo, hasta el inicio del sendero sólo lo podremos hacer en coche privado o en taxi.

OTROS SENDEROS

Existen dos senderos muy próximos: el Sendero de los Pelaos y el Sendero de la Ermita. El primer tramo del sendero de las Buitreras, que conecta Luque con la carretera A-339 a la altura de Carcabuey, también se encuentra relativamente cerca de este sendero.

• DESNIVEL MÁXIMO

419 m

• COTA MÁXIMA

1.039 m

• COTA MÍNIMA

620 m

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *